Cristo02

Buscar

Login

 

Síguenos

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter Canal RSS de Noticias Síguenos por Whatsapp

Carta del Director Espiritual

AMAR SIEMPRE HASTA DAR LA VIDA

Me han pedido que como Director Espiritual de la Archicofradía del Inmaculado Corazón de María, Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santo Cristo de La Misión, Nuestra Señora del Amparo, San Juan Evangelista y San Antonio María Claret (Heliópolis - Sevilla), os dirija unas palabras, para que los acontecimientos vividos en la "Madrugá" sean encajados, mejor aún, acogidos en el CORAZÓN: por eso, con la ayuda del Espíruitu Santo, os escribo.

"La Madrugá", la viví en una silla en La Campana, y por ello puedo hablar de algo vivido y no de algo oído, y he de comenzar dando gracias a Dios por los SEVILLANOS, hombres y mujeres que, estaban a mi alrededor asistiendo al paso de los Sagradas Titulares de sus Hermandades, y que me dieron ejemplo de grandeza de corazón y de seguridad, que brotan de un interior bien anclado y cimentado. Ellos supieron llamar a la paz, a la quietud, por saber que estábamos en donde estábamos, y que no había que alterarse y perder el norte que nos llevó a ese lugar.

A todos nos inquietaba lo que estaba pasando, y se seguían las noticias por la radio, y hasta ví la valentía de una señora que rezaba para que todo se calmara. Esta es la clave para todo creyente: saber lo que estamos realizando y saber mantenernos en ello, pase lo que pase.

Es duro ver como hay quienes desean que la fe, encendida en el corazón creyente de los hijos e hijas de Sevilla y manifestada de forma pública en las Estaciones de Penitencia de las Hermandades durante tantos siglos, haya de apagarse y de ocultarse, reduciéndola a los Templos y a las Casas de de Hermandad, pero eso no debe ser así. La fe cristiana ha de estar puesta en el candelero, a fin de que todo el que venga a casa encuentre esa LUZ y desde ella encuentre un sentido a su vida y también pueden pasar a dar glorias a Dios, que ama a los seres humanos de tal manera, que por ellos vivió Jesucristo, el Verbo Eterno de Dios, y su benditísima Madre, la Virgen María, esta Pasión que lleva a la Vida Eterna (cfr. Mt, 13-16).

Deseo, de todo corazón, que continuéis buscando al Señor de la Vida, y para ello se organizan, desde la Diputación de Formación, distintas actividades, ya que es urgente que todos podamos poner bien los cimientos de nuestra vida cristiana siendo testigos del Evangelio.

No se puede ocultar lo que se realiza, desde la Diputación de Caridad, al ofrecer nuestra ayuda y cercanía a tanta persona necesitada; hemos de seguir realizando, como lo hicieran las Santas Ángela de la Cruz y María de la Purísima y sus Hermanas de la Cruz, el servicio activo del Amor, pues a todos nos impulsa la Caridad de Cristo. Eses mismo Amor, hemos de seguir mostrando al mundo entero al no ocultar la fe que recibimos de nuestros mayores y que fue sellada con el martirio de las Santas Justa y Rufina y de tantos hermanos y hermanas nuestros que no han ocultado su fe, esperanza y amor, sino que han sido, como los santos Leandro e Isidoro, un faro que alumbra a toda persona perdida y desorientada y que desea encontrar el Puerto de la Salvación.

Pido a nuestros Amantísimos Titulares que podáis vivir con quietud, pero de forma ACTIVA y COMPROMETIDA, vuestra fe, esperanza y caridad. Ellas las recibimos en el Santo Bautismo, sacramento que nos inserta en la Pascua del Señor Resucitado, y que nos impulsa a ser Testigos de Dios Vivo y Misericordioso. Seamos en verdad seguidores del Santo Cristo de La Misión.

Mi amor y cercanía a todos vosotros. Vuestro Director Espiritual

Padre José Antonio Garófano Sánchez cmf

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to Twitter

Boletín Archicofradía

 

Boletín nº 97

Calendario

loader